Portal

tx cultura

Índice del artículo

 

Zapatos

En las economías de mamá no estaba previsto nada que no fuera imprescindible. Cuando se tienen dieciocho años esa línea no está bien definida, sin embargo la acatábamos, incluyendo a mi padre, cuando estaba con nosotros. Alfredo, Javier y yo usamos por muchos años el mismo modelo de zapatos, eran unos botines de minero, toscos a más no poder, de un cuero tieso y resistente, aceitado y unas suelas como de madera, cuando nuevos lastimaban el talón, afortunadamente al mes y medio ya los habíamos domado. Cuando se gastaban las suelas, naturalmente que el corte aún estaba bueno, entonces con una pata de fierro quizá herencia del antiguo negocio zapatero, los reparábamos; comprábamos un pedazo de suela la cortábamos y se la poníamos a nuestros zapatos viejos esto lo hacíamos de buen grado y con extremo cuidado para que lucieran flamantes, les encontramos la ventaja que alguna teníamos que encontrarle, de que no nos lastimarían como los nuevos lo que hasta cierto punto era gratificante. Cierta ocasión estaba yo claveteando mis zapatos y por allí pasó mi papá, yo seguí en mi negocio, al rato volvió a pasar y se detuvo frente a mi, por un momento creí que me iba a reconvenir por algo, pero me quedé mudo cuando me dijo --Toma ,compra uno zapatos que te gusten-- y me alargó unos billetes. De lo que contesté o hice no me queda más que la memoria de la sorpresa, puede ser que haya dicho "gracias", debido también a mi propia pequeña coraza. Eran mis zapatos nuevos de color café, tenían en el frente sobre el empeine, formado por el corte un pico que se repartía en una curva a cada lado y descendía hasta la suela, el talón también estaba dibujado por el corte; siguiendo el dibujo iba la costura adornada por dos líneas paralelas de agujeritos. ¡Qué diferencia de los agujerones en la suela de mis viejos botines con los agujeros pequeños, delicados y bien dispuestos de estos ....! Zapatos más cómodos, hermosos y lucidores no he vuelto a usar, estos llevaban a no dudar el cariño de mi papá.

 

Uno de mis amigos más queridos fue Guillermo que vivía en la merced, su padre había sido médico militar pero estaba retirado, era hijo único vivían modestamente en una vecindad pero sus recursos eran algo más que suficientes, siempre tenía dinero para libros cuadernos y los materiales que nos requerían los maestros. Yo, estudiaba con tesón, él no tanto, por lo cual nuestras necesidades se complementaban, muchas veces comí en su casa, y regresábamos a la escuela, algunas ocasiones me invitó al cine, lujo que nosotros no podíamos permitirnos, es posible que alguna vez mi madre le haya platicado a mi padre de mi amigo. Un día estaba yo estudiando para los exámenes de fin de año, eran días de intenso trabajo a la luz de la lámpara de petróleo porque no teníamos luz eléctrica, me vio mi padre, me preguntó qué hacía a lo que contesté mostrándole un trabajo que tenía que entregar como examen. Él se retiró. Al cabo de un rato volvió y me dio unos pesos --invita al cine a Guillermo, descansa--. Yo sabía por las que pasábamos y sabía lo que significaba para las finanzas familiares , pero reconocí uno de aquello destellos que lograban pasar su coraza.

busqueda

Hemos traducido esta excelente refutación de la serie "Alienigenas Ancestrales" del History Channel.
Esperamos que disfruten el material.

Este es el sitio de Javier Delgado, dedicado a todo lo que me parece interesante.
Disculpen el comercial, pero espero que visiten mi otro sitio web.

Patrocinado por Paralax Multimedia

Paralax Multimedia esta dedicada a la producción audiovisual, en el area de video, animación tradicional y por computadora, producción estereoscópica y a la distribución de material para estereoscopía, como lentes y filtros para 3d.
Ojala nos apoyen visitando y promocionando nuestro sitio principal

http://www.paralax.com.mx
JSN Epic template designed by JoomlaShine.com